Blog de Viajes – eDreams icon
Blog de Viajes – eDreams
  •   4 min lectura
eDreams,

Sicilia tiene la suerte de contar con varios atractivos, pero uno de ellos es el Etna, el volcán que domina la isla y que con sus raíces firmemente ancladas a la tierra hace que sea una zona muy fértil para los viñedos y los huertos.

Ruta vino (ES)Es un paisaje donde las maravillas de la naturaleza y el patrimonio arquitectónico griego siempre son dignos de admirar,  pero donde también se pueden y se deben degustar los mejores caldos italianos. Nero d’Avola, Insolia y Carricante son sólo algunos de los tipos de vinos que se producen desde hace siglos en esta zona y que provienen de vides importadas del norte de África, Alejandría, y de la Grecia clásica.

El encanto de Sicilia y la seducción oculta en una gota de vino blanco o tinto quieren daros la oportunidad de disfrutar de una escapada vinícola muy especial. Así que no esperéis más y empezar a tomar nota del recorrido que os proponemos.

DÍA 1

– Trecastagni

Para comenzar esta ruta de vinos sicilianos la primera parada es Trecastagni, una zona entre Catania y el Parque Regional del Etna. Antes de empezar las catas, os aconsejamos que visitéis la Iglesia Madre, dedicada a San Nicolás de Bari y construida en torno al año 1.400. Además os sosprenderán las vistas que se pueden disfrutar desde allí, un  paisaje perfecto, con el fondo de Calabria y el Golfo de Augusta.

Después de deleitar la vista, es el turno del paladar. En la bodega de Nicosia (Via Luigi Capuana, 49, 95029 Trecastagni – CT), donde la pasión por el vino comenzó hace 110 años, podéis comenzar la degustación con vinos del viñedo de Nerello Mascalese, del Mantellato o probar un Nero d’Avola, un Frappato o decantaros por un Carricante.

– Santa Venerina

Ahora es el turno de continuar el viaje por los platos más típicos de Sicilia. Sólo tenéis que ir a Santa Venerina y dejaros llevar por la cocina de la bodega Murgo (Via Zafferana, 13, 95010 Santa Venerina – CT). Aquí podréis degustar una cocina casera, con platos elaborados con ingredientes frescos y de la zona. Por su parte, en la carta de vinos  encontraréis un amplio repertorio que va de los rosados a los blancos Denominación de Origen,  o también probar el Brut, un vino espumoso de la propia casa.

– Milo

El sol empieza a caer y es una oportunidad perfecta para visitar otra de las zonas de la ruta vinícola del Etna: Milo. Una ciudad medieval rodeada de viñedos y huertas que crecen en el suelo volcánico. La gran peculiaridad de este  lugar son sus casas, con patios interiores que se caracterizan por tener pórticos de piedra de lava.

Viñedo SiciliaOtra de las citas imprescindibles en Milo y que se lleva a cabo todos los domingos en tiempo de cosecha es el Desfile de las Cufinari. El cufinu es la cesta en la que se recoge la uva y en el desfile participan todos vestidos con la ropa típica de la vendimia.

Aquí se pueden degustar los vinos de dos bodegas cuya producción se remonta a los siglos XVIII y XIX. La bodega Benanti (Via Garibaldi 361, 95029 Viagrande – CT) ofrecerá degustaciones de Pietramarina Etna Denominación de Origen de blanco, tinto Rovittello Etna D.O., Sicilia Lamorèmio tinto, Nero d’Avola tinto y Edèlmio, Sicilia blanco. Por su parte en el  Barone di Villagrande (Via del Bosco, 25 95010 Milo – CT) podréis saborear el Etna D.O. rosado y tinto, Fiore di Villagrande Etna D.O. blanco y un Passito Malvasia típico de Lipari D.O.

El día está a punto de terminar por lo que es hora de buscar un buen lugar para cenar y descansar. Le case del Merlo (vía Sciara Praino 11/13, 95010 Milo – CT) son dos casas rurales ubicadas entre bosques y viñedos, adelfas y retamas, a pocos metros del telesférico que va al cráter del Etna.

DÍA 2

Durante el segundo día el camino entre los viñedos os llevará a visitar dos ciudades sicilianas muy famosas por sus alimentos y su vino: Linguaglossa y Castiglione di Sicilia.

– Linguaglossa

A Linguaglossa se llega muy fácilmente desde Milo a través de la SP59. En el corazón de esta ciudad se encuentra la Iglesia Madre, que se caracteriza por la alternancia de dos colores en su fachada, el más oscuro de piedra de lava y  el otro de arenisca.

Foto de Leandro’s World Tour en Flickr

Después de un paseo por el centro, es momento de reanudar las catas de vinos. En Linguaglossa hay bastantes bodegas, pero merece la pena pasar sobre todo por El Gambino (Contrada Petto Dragone, 95015 Linguaglossa-CT) ya que envuelve a todos los visitantes con los aromas de las uvas que crecen en su terraza y desde donde se puede disfrutar de unas vistas excepcionales de la Sicilia oriental. Esta bodega produce Nerello Mascalese Nerello Hood, Carricante, Catarratto y Alicante.

Antes de dejar este lugar, os aconsejamos que paséis por la finca de Villa Scilio Gaffin (Contrada Valle Galfina 95015 Linguaglossa- CT). El edificio data de 1815 y está situado en el valle de Galfina, donde la tradición vitivinícola ha sido transmitida generación en generación. La calidad de los vinos de esta zona está asegurada por la fertilidad de la tierra y el microclima. Además, por si fuera poco se pueden alquilar bicicletas y realizar rutas ciclistas que cruzan el valle.

– Castiglione di Sicilia

Por la tarde podéis continuar hasta Castiglione di Sicilia. El pueblo se remonta al 403 A.C cuando los griegos vivieron en esta fortaleza que dominaba el valle del Alcántara. Después la zona ha contado con un gran número de pueblos, griegos, romanos, normandos…  Por tanto lo que queda de estos miles de años de historia son sin duda sus edificios,  especialmente iglesias y palacios.

Foto de Urban82 en Flickr

La madre naturaleza también ha dejado su huella mediante la creación de un lugar de belleza singular: las gargantas del río Alcántara, roca de lava tallada en la vertiente norte del volcán.

En un entorno tan especial, un lugar donde se puede pasar toda la tarde, cenar, disfrutar, incluso dormir, es la bodega Etna Wine (Passopisciaro, 95012 Castiglione di Sicilia – CT). Esta es una villa que se construyó en el año 800, tiene a su alrededor so10 hectáreas llenas de viñas entre las que destacbre todo el Nerello Mascalese. Otras variedades son las de Nerello Cappuccio, Nero d’Avola, Insolia, Cataratto, Carricante y Minnella.

.

Los dos días para descubrir los vinos de Sicilia han llegado a su fin y es hora de abandonar las laderas del Etna y volver a casa… Aunque seguro que volveréis a buscar vuelos a Cataniapara pasear, degustar y disfrutar de los caldos de esta tierra, porque el que prueba una vez… repite!

3 comentarios to “La ruta del vino: Los viñedos del Etna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti