Blog de Viajes – eDreams icon
Blog de Viajes – eDreams
  •   4 min lectura

Imaginemos la siguiente situación: A través de los más de 5.000 km que separan Jordania del centro de España te han llegado las ondas magnéticas de los misterios que esconden estas tierras. Más concretamente, las de la Puerta del Tesoro, que se abre majestuosamente tras la última curva del Siq, el largo cañón tallado en piedra arenisca. Ahora mismo en tu mente, se dibuja esto:

petra editada
Foto: Esin Üstün vía Flickr

¿Quieres visitar este lugar, una de las Siete Maravillas del Mundo moderno, y ponerte en la piel de Harrison Ford en «Indiana Jones y la última cruzada»? Entonces presta atención a nuestra guía para tu viaje a Jordania en el que no faltarán aventuras en el desierto, beduinos y la visita a a una ciudad oriental.

Para empezar, aquí te damos algunos consejos para que empieces a soñar con noches en el desierto:

  • La mejor época para viajar a Jordania es en los meses entre abril y mayo y septiembre y octubre, para evitar picos de calor.
  • Moverse en transporte público puede ser un poco complicado. Nuestra recomendación es que preguntes en el hotel cuánto cuesta el transporte a la próxima ciudad de tu itinerario o que negocies directamente con algún conductor privado para que te acompañe a lo largo de tu ruta.
  • Viajar seguro en Jordania es posible, simplemente tienes que evitar acercarte a la frontera con los países en conflicto y, antes de tu viaje, echar un vistazo a las recomendaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Qué ver en Jordania

Aquí está la ruta que hemos preparado para descrubir Petra, Amán (Amman), Jerash y todos los secretos de Jordania:

mapa de jordania

Día 1: Te recomendamos que para llegar al país, reserves el vuelo a Amán, la capital de Jordania. Aquí puedes emplear un día, o dos a lo sumo, para visitar el centro de la ciudad, la mezquita principal y dar una vuelta por la Ciudadela Romana, que se asienta en la parte antigua y donde se ven claramente las raíces históricas de la capital. Este lugar es magnífico para disfrutar de una panorámica de 360º de Amán.

cittadella Amman

Día 2: De Amán, puedes hacer una hora de coche y llegar hasta Jerash, conocida como «la Pompeya de Oriente». Aquí podrás contemplar ruinas romanas en unas condiciones excepcionales, pasear a lo largo del cardo y el decumano, las calles principales que construían los romanos en sus ciudades, y relajarte en las escaleras de lo que queda de los antiguos templos.

Ruinas de Jerash, una de las cosas que ver en Jordania
Foto: Daniel Duce vía Flickr

Día 3: En plan empieza saliendo temprano de Amán, con la energía a tope para disfrutar de una aventura: descenso de barrancos en Wadi Mujib. El viaje dura aproximadamente una hora y media en coche y durante el camino tendrás que sortear varios obstáculos, como gargantas o enormes grietas en la montaña. Es preferible ir por la mañana para evitar las horas de más calor, o justo antes del atardecer.

Una vez en el cañón, la experiencia dura una hora y media (ida y vuelta) y puedes hacerla sólo o contratar a un experto, lo más recomendable si no has hecho barranquismo antes. Recuerda que debes llevar bañador y zapatos aptos para las rocas pero que puedan mojarse. No te preocupes por la cámara subacuática, la guía llevará a tu smapthone o cámara en una mochila impermeable para inmortalizar todos estos momentos.

que ver en jordania
Foto: @suzannejordan9999 vía Instagram

La tarde, puedes reservarla para relajarte en una playa del Mar Muerto y experimentar la sensación de estar en el punto más bajo en el mundo (aproximadamente 420 metros bajo el nivel del mar). Obviamente, una de las actividades obligadas en el Mar Muerto es flotar, junto con el correspondiente peeling con «barro del Mar Muerto».

Ten en cuenta que estas playas son todas privadas, por lo que para poder acceder a ellas es necesario pagar o, nustra recomendación, reservar una noche de hotel aquí y regalarse una jornada de lujo. ¡Un día es un día!

flotar en el mar muerto
Foto: lauravl vía Instagram

Día 4: Después de la aventura y el relax, las últimas horas del día son para la estrella del viaje a Jordania: Petra. En coche, se tarda unas tres horas en llegar, pero merecerá la pena sobre todo si has reservado la visita»Petra de noche», que incluye un concierto de música típica jordana y unas vistas únicas de esta maravilla arquitectónica excavada en la montaña por una antigua civilización. Al caer la noche y con el cielo lleno de estrellas, Petra queda iluminada por cientos de velas. Este espectáculo tiene lugar cada dos días y para oder asistir tienes que reservar con antelación.

Petra de noche
Foto: Sylvain L. vía Flickr

Día 5: Levántate temprano para volver al yacimiento arqueológico de Petra. El precio de la entrada ha aumentado significativamente en los últimos años, pero una vez aquí, merece la pena comprar el ticket para dos días. La diferencia de precio con el de un día es poca y merece la pena tener más tiempo para poder visitar todas las maravillas de Petra y el Tesoro. Lleva calzado cómodo, un sombrero/gorra y un montón de agua.

No te sorprendas si durante tu visita tienes la sensación de ser perseguido por algunos beduinos a caballo o a lomos de un burro, seguramente esperaran a ver cómo tus fuerzas flaquean bajo el sol para ofrecerte su medio de transporte (a cambio de un precio, claro).

Petra, Jordania
Foto: Dennis Jarvis vía Flickr

Día 6: Disfruta de la última mañana en Petra para completar tu álbum de fotos (a estas horas es cuando hay menos turistas) y después pon rumbo al desierto de Wadi Rum, a un par de horas en coche. Aquí podrás conocer a los jordanos y a los beduinos, pasar un día con ellos es toda una experiencia. Puedes hacer varias excursiones para ver este territorio, por ejemplo, hacer una ruta en jeep para ver el desierto durante el día o esperar a la puesta de sol para ver el espectáculo de la luz escondiéndose tras las montañas y terminar el día descubriendo las costumbres culinarias de los beduinos antes de ir a dormir en una tienda de campaña bajo las estrellas.

Desierto de Wadi Rum, en jordania
Foto: Paul Stocker vía Flickr

Día 7: Un corto paseo en camello hacia Aqaba, una de las principales ciudades del sur de Jordania, marca el último tramo del viaje. Desde aquí puedes recorrer una hora en coche hasta llegar al Mar Rojo, una gran oportunidad para bucear y admirar la fauna que lo habita. Después de tantas aventuras, ahora es el momento de relajarse y tomar el sol. Recomendación para las viajeras: es mejor llevar un bañador que un bikini, ya que aquí las mujeres se bañan casi completamente vestidas y «la desnudez» es algo que llama mucho la atención. Desde Aqaba puedes tomar el vuelo de vuelta a tu ciudad.

mar rojo jordania
Foto: Joi Ito via Flickr

No podemos dejar de recomendar los platos típicos jordanos. Pruba el hummus, el falafel y los platos de carne de cordero. Entre los postres dignos de mención está el knafeh, hecho de un queso suave similar a la mozzarella con jarabe de azúcar y pistacho.

Knafeh, dulce de jordania
Foto: watashiwani vía Flickr

¿Has estado en Jordania? ¿Qué sentiste al ver Petra? Cuéntanos tu viaje y comparte con nosotros tu ruta por Jordania.

Foto de portada: Colin Tsoi vía Flickr

Un comentario a “Guía de viaje: Jordania en 7 días

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti