Blog de Viajes – eDreams icon
Blog de Viajes – eDreams
  •   6 min lectura

¿Quieres disfrutar de naturaleza en estado puro? ¡Galicia es tu destino! Tanto si te encanta la montaña, como si prefieres el mar, en Galicia lo encontrarás todo: sierras, cañones, rías, cabos y playas espectaculares. En este artículo te recomendamos nueve de los mejores parques y espacios naturales de Galicia por provincias . ¡Sigue leyendo y planifica tu próximo viaje a Galicia!



A Coruña


1. Parque Natural Fragas do Eume

Entre las localidades de As Pontes, Pontedeume y Monfero se encuentra el Parque Natural Fragas do Eume, considerado uno de los bosques atlánticos de ribera mejor conservados de Europa. Se trata de un bosque húmedo y sombrío, a orillas del río Eume, con una densidad de árboles tan elevada que, a veces, no deja pasar la luz solar. Entre ellos destacan los alisos, robles, sauces, avellanos, fresnos y arces. Pero no componen toda la flora del parque, ya que también se pueden encontrar 200 tipos de líquenes y 20 especies de helechos.

Para visitar el parque se recomienda hacerlo a pie, siguiendo las principales rutas marcadas dentro de sus más de 9.000 hectáreas de extensión. En el centro está el monasterio de San Juan de Caaveiro, construido hace más de diez siglos, el cual merece una visita por sus vistas. Popularmente se dice que en este bosque mágico surtido de árboles, fuentes y cascadas habitan pequeños duendes, ¿serás capaz de encontrarlos?


2. Parque Natural de las Dunas de Corrubedo y las lagunas de Carregal e Vixán

¿Sabías que este es el parque natural más visitado de Galicia? El principal atractivo es su duna móvil de más de 1 km de largo y 250 m de ancho, el único dunar vivo de todo el litoral gallego.

Aunque el inmenso arenal blanco es el protagonista indiscutible, el parque ocupa alrededor de 1000 hectáreas y en él se puede disfrutar tanto de la playa de Corrubedo, como de las lagunas de Vixán y de Carregal, la primera de agua dulce y, la segunda, de agua salada. Estas dos lagunas hacen las delicias de los aficionados a la ornitología y de los amantes de la naturaleza en general, ya que en ellas habitan más de 3000 especies de aves acuáticas, así como nutrias.



Un imprescindible es subir al mirador de Pedra da Ra, para poder observar la gran duna y desde donde también se pueden atisbar algunas de las islas que conforman Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia, del que hablamos más adelante en este post. ¡Sigue leyendo!


3. Estaca de Bares

La Estaca de Bares es el punto más septentrional de la Península Ibérica y es el punto donde geográficamente se dividen el mar Cantábrico y el océano Atlántico. Durante la II República se declaró Sitio Natural de Interés Nacional. Merece la pena visitar el faro y el mirador del antiguo semáforo de la Marina, hoy convertido en un hotel.

A parte de la espectacularidad de las vistas sobre el mar, la Estaca de Bares también es famosa como punto de observación de migraciones, tanto de aves como de especies marinas. En especial de septiembre a diciembre, miles de pájaros sobrevuelan el lugar y también se pueden avistar distintos tipos de cetáceos, como delfines o calderones.



Pontevedra


4. Parque Nacional Islas Atlánticas de Galicia

En este post no podía faltar el Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, situado en las Rías Baixas, una de las áreas protegidas más increíbles de España. Lo forman cuatro archipiélagos de islas del litoral gallego: las Cíes, Ons, Sálvora y la isla de Cortegada. Un paraíso de arena blanca y aguas de color turquesa a la altura de las mejores playas del Caribe. De hecho, el arenal de Rodas fue considerado como “mejor playa del mundo” en 2007 por el periódico británico The Guardian.

Con más de 8.000 hectáreas, este paraje está lleno de vida. Bosques marinos de algas pardas, zonas rocosas plagadas de crustáceos y la posibilidad de ver en sus aguas tortugas marinas, delfines y rorcuales comunes.



Si quieres visitar las Islas Cíes, debes tener en cuenta que solo pueden acceder un máximo de 2.200 personas al día con reserva previa. Esta medida ayuda a la conservación del parque natural, así como la política de control de basura. En las islas no hay ninguna papelera, por lo tanto, los visitantes deben hacerse cargo de todos los residuos que generen.  


5. Complejo Intermareal Umia – O Grove

Situado en la punta sur de la ría de Arousa, este espacio protegido se extiende por algunos de los municipios más conocidos de Pontevedra: Cambados, Sanxenxo y O Grove, entre otros. El parque natural se compone de un conjunto de humedales en la ensenada que forma la desembocadura del río Umia, el sistema dunar de A lanzada, la laguna de Bodeira y punta Carreirón. El complejo se incluye en el Listado de Humedales de Importancia Internacional (RAMSAR), pero en su extensión de más de 5.000 hectáreas se pueden encontrar hasta catorce hábitats diferentes.



Si visitas la zona en verano no puedes perderte la playa de A Lanzada, con más de 2 km de largo, donde tomar el sol, bañarse o practicar deportes acuáticos como el surf o el windsurf. Se trata de una de las playas más concurridas de Galicia, compartida por los municipios de O Grove y Sanxenxo, famosos por atraer veraneantes de todas partes de España cada año.


Lugo


6. Playa de las Catedrales

Si quieres ver la naturaleza convertida en arte, no puedes perderte la Playa de las Catedrales, en Ribadeo, Lugo. Durante siglos, las aguas del Cantábrico han erosionado poco a poco los acantilados de pizarra, dándoles formas caprichosas como arcos, cuevas y columnas que recuerdan a las iglesias cristianas. Un prodigio natural único que se puede disfrutar de primera mano cada día, cuando baja la marea.



Entonces, es momento de descalzarse y bajar hasta la arena para atravesar los arcos, admirar las cuevas, grutas, arbotantes y pasillos formados en las paredes rocosas. Un monumento natural que asombra a miles de visitantes por parecer obra de la arquitectura humana. En realidad, Playa de las Catedrales es el nombre turístico con el que ha ganado fama, su nombre original es Playa de Aguas Santas. ¡Un imprescindible de Galicia!


7. Sierra de Os Ancares

Entre la provincia de Lugo y León, ejerciendo de frontera natural entre Galicia y Castilla-León, se encuentra esta extensa cordillera con cumbres y valles salpicados de pequeños pueblos. Declarada Reserva de la Biosfera, se trata del mayor espacio natural de Galicia junto con la Sierra de O Courel. Sus cumbres alcanzan casi los 2.000 metros de altura, siendo el Pico Cuiña el más elevado.

Para descubrir cómo se vivía en esta sierra hasta no hace tanto, puedes visitar las pallozas tradicionales que aún se usan en muchos pueblos de la zona. Son cabañas de planta circular con el techo de paja, de ahí su nombre, que antiguamente compartían personas y animales domésticos. En Balboa, por ejemplo, la palloza municipal es un hoy en día un restaurante donde disfrutar de la gastronomía gallega.

Además, ¡la Sierra de Os Ancares es el único lugar en Galicia donde aún hay osos pardos y urogallos!


Ourense


8. Ribeira Sacra y Cañón de Sil

Entre Ourense y Lugo se encuentra este paraje incomparable, un conjunto de cañones formados por la acción de los ríos Sil, Miño y Cabe a lo largo de los siglos. El más espectacular de ellos es el Cañón del Sil, que separa geográficamente las dos provincias. ¿Quieres disfrutar de las mejores vistas sobre meandros y formaciones rocosas? No te pierdas los Balcones de Madrid, ¡el mejor mirador de la Ribeira Sacra!

A parte de su belleza natural, esta zona cuenta con un amplio patrimonio arquitectónico. En efecto, en la Ribeira Sacra se concentra el mayor número de edificios religiosos de estilo románico de Europa. Santo Estevo de Ribas de Sil y San Pedro de Rocas son dos conventos que merecen una visita.



Además, la forma de los cañones y los valles hacen que la Ribeira Sacra disfrute de un clima un tanto más benévolo que el resto de Galicia, con menos humedad y veranos soleados. Gracias a esto, el cultivo de la viña está muy extendido y los vinos con denominación de origen Ribeira Sacra son muy apreciados en todo el país.


9. Parque Natural Baixa Limia – Serra do Xurés

Al suroeste de Ourense, justo en la frontera con Portugal, se encuentra el Parque Natural Baixa Limia – Serra do Xurés, que tiene su homólogo portugués, el Parque Nacional Peneda-Gêres. Ambos forman la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Gêres-Xurés, nombrada por la Unesco.

El parque está compuesto por dos partes distintas, por un lado, la Serra do Xurés y, por otro lado, el valle del río Limia. El atractivo de sus paisajes se debe al granito, material predominante en las rocas y macizos. El parque también destaca por los glaciares, muchos de los cuales se sitúan a baja altitud, así como las fuentes termales y los monumentos megalíticos como el Dolmen casa da Moura.

En cuanto a fauna, ¿sabías que las águilas reales están en peligro de extinción? En este parque hay programas de protección y de aumento de la población para evitar que la especie desaparezca. Por este motivo, es un buen lugar para observarlas, al igual que otras rapaces como el buitre leonado o el águila culebrera europea.



Además de los nueve lugares que recogemos en este post, la inmensa naturaleza de Galicia tiene mucho más por ofrecer. El sitio ideal para rodearte de paz, desconectar y recargar energías, ¿cuándo nos vamos?



¿Te sientes inspirado? ¡Busca tu nuevo destino!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

footer logo
Hecho con para ti